El nombre oficial del “Oriflama” es “Nuestra Señora del Buen Consejo y San Leopoldo”. Zarpó el 18 de febrero de 1770 del puerto de Cádiz y se hundió  el 25 de julio. Su carga estaba compuesta por  3.396 cajones, entre los que se encuentran bultos a nombre de don Mateo de Toro-Zambrano, cristalería y se han recuperado monedas de oro de la época. Después de cinco meses de viaje, encalló luego de una  tormenta en la desembocadura del río Huenchullami en Curepto.

Según señaló la empresa, luego de la extracción se crearía un museo en la ciudad con una parte de los objetos recuperados, y las especies que no sean ocupadas para esos fines “se destinarán al comercio para financiar las operaciones”.

 

 

más info: http://fw.to/wefSBnO