El pasado domingo 8 de abril, la mascota de una familia que paseaba por el recién inaugurado Paseo Costero Playa Corazón en Arica, encontró una momia, en posición extendida, arropada en un textil, que correspondería a un niño o niña entre uno y tres años, y cuya data aún no está establecida. Al tiempo en que el Consejo de Monumentos Nacionales levantó el cuerpo y espera derivarlo para su investigación académica a una institución competente, el hallazgo abre una vez más las preguntas por la protección del patrimonio y los alcances de la ley de Monumentos Nacionales en Chile.

El pasado mes de marzo la entonces Presidenta Michelle Bachelet inauguró en Arica el Paseo Costero Playa Corazón, obras que demoraron cerca de un año y que estuvieron a cargo de la Dirección de Obras Portuarias del Ministerio de Obras Públicas.

“La aparición casual y sin asociación a obras de restos arqueológicos en la zona es recurrente una vez al año, una vez cada dos años. En Arica existe una larga tradición de convivencia con restos arqueológicos por parte de la comunidad. Por lo mismo, existen muchas formas de convivir, algunas apegadas a la ley, con valoración patrimonial, y otras, en que la gente que oculta estos hallazgos”, afirmó Álvaro Romero, miembro del Colegio de Arqueólogos y parte de la Oficina Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales de Arica.

Romero, quien lleva dos décadas viviendo en el Norte del país, fue quien recibió –tras el descubrimiento de los restos–, la llamada de la Policía de Investigaciones alertando sobre la situación. “Me enviaron fotos y la ubicación. Nosotros quedamos de acuerdo en ir a hacer el diagnóstico el lunes a primera hora”, contó el arqueólogo.

Como parte del protocolo que opera en estos casos, es el Fiscal el que da aviso, y quien da las instrucciones respecto a qué policía debe acudir al lugar. El organismo que haya sido designado es el que se contacta con el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), ente técnico que protege los sitios arqueológicos amparados bajo la Ley 17.288, pero no se involucra directamente en la investigación y preservación de éstos. “Para eso están las universidades y museos”, explicó Romero, quien detalla que, en hallazgos como estos, lo que se hace es resguardar la evidencia y buscar el mejor lugar para que se lleven adelante las acciones de conservación, investigación, y eventualmente, exhibición.

En el caso de esta momia, el CMN ya tomó contacto con el Museo Arqueológico de la Universidad de Tarapacá, institución que recibirá el cuerpo y quedará a cargo de los eventuales estudios científicos de los mismos. Según el diagnóstico preliminar del Consejo, el hallazgo correspondería a un niño, “posiblemente entre 1 a 3 años de edad, que se encuentra extendido, lo envuelven al modo de fardo funerario un conjunto de textiles que son indígenas, eventualmente prehispánicos, pero su posición extendida y su arreglo tipo mortaja, -que es un patrón funerario tipo occidental, cristiano-, y una cruz de madera, nos indica que podría ser de la época de contacto español/indígena entre 1500 y 1600 después de Cristo”, apuntó el arqueólogo del organismo.

El CMN está recabando antecedentes para decidir si es preciso llevarlos a Fiscalía, organismo al que le correspondería determinar, por ejemplo, si en este caso existe una infracción a la Ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales, si el lugar donde se encontró corresponde al de su entierro original o si el cuerpo fue dejado ahí recientemente. De haberse infringido la ley, la justicia podría establecer responsabilidades y determinar las sanciones que van desde multas hasta penas de cárcel.

Desde el CMN, declinan dar detalles en estos momentos, respecto al curso que sigue ese proceso, a las acciones que podrían tomarse y a las eventuales responsabilidades que podría tener, o no, las constructoras y organismos mandantes de las obras ejecutadas en los terrenos donde fue encontrada la momia.

Con todo, el descubrimiento que casualmente hiciera una mascota, pone sobre el tapete preguntas respecto a cuán efectiva es la protección de los sitios arqueológicos en Chile, cuáles son las medidas de resguardos que las empresas de grandes obras debiesen tomar al ejecutar sus proyectos, entren o no al Sistema de Evaluación Ambiental, y cuán efectivo es el rango de acción que tiene el Consejo de Monumentos, y particularmente la Ley de Monumentos Nacionales, para proteger el componente arqueológico del patrimonio nacional.