El día 10 de abril de 2017 se reconoció la calidad de Monumento Arqueológico de los corrales de pesca del sur de Chile. La tarea fue llevada a cabo por el arqueóelogo Ítalo Borlando en conjunto con la Junta de Vecinos N°37 de Pichiquillaipe (Carretera Austral, X región de Los Lagos).

Esta declaratoria contribuye a la protección del patrimonio arqueológico que es testigo de la tradición pescadora que se extiende desde el pasado prehispánico hasta tiempos históricos recientes, encontrándose sus vestigios en todo el mar interior, desde el Seno de Reloncaví hasta Tierra del Fuego, especialmente en el área de Chiloé.