Una investigación centrada en las pipas arqueológicas de la cuenca del Salar de Atacama resguardadas en el Museo Arqueológico R.P Gustavo Le Paige será presentada en el simposio SERES Y EN-SERES: MATERIALIDADES, VITALIDADES Y ARQUEOLOGÍAS BIÓTICAS. REFLEXIONES DESDE SUDAMÉRICA, en la IX Reunión de Teoría Arqueológica de América del Sur en Ibarra, Ecuador, gracias a la Línea de circulación Internacional de Fondart Nacional convocatoria 2018 que ofrece la Subsecretaria de Las Culturas y Las Artes.

 

Se trata de una investigación realizada por Francisca Gili , Magdalena García y Fernanda Kalazich, quienes investigan nuevas posibilidades para la interpretación arqueológica de estas pipas, las cuales hace unas décadas se plantearon para el consumo de alucinógenos en esta región. Sin embargo, un estudio realizado por Gili y la colaboración del Laboratorio de Química Ecológica de la Universidad de Chile concluyó no haber encontrado evidencias consistentes de alcaloides como se esperaba reportar. Javier Echeverría químico a cargo de dichos análisis señala: ”Se encontraron muy bajas cantidades de nicotina, pero ninguna evidencia de que se hayan usado para el consumo de Cebil o Vilca –científicamente denominada Anadenanthera colubrina -, que es el alucinógeno que se esperaba encontrar, lo que indica que debe existir otras fuentes de origen vegetal con alta capacidad de combustión que debieron usarse en estas piezas que denotan gruesas costras de hollín en su interior”. Es por ello que las autoras comenzaron a indagar en las posibilidades de plantear una hipótesis alternativa. Tras estudiar que otras prácticas culturales pueden dejar residuos de hollín en artefactos, surgió la idea de que estas piezas, de gran tamaño en comparación con las pipas que habitualmente conocemos, no eran para fumar sino para sahumar. Los sahumerios son una práctica muy extendida en América y particularmente en el área andina, donde existe una importante tradición ligada a la combustión de diferentes plantas de la puna con cualidades resinosas a las que las comunidades actuales se refieren con el nombre de K´oa. Para corroborar la hipótesis se realizaron pruebas de arqueología experimental con dichas especies y réplicas de las pipas, ejercicio que demostró que el diseño de las piezas funciona muy bien para dicha finalidad. Gili señala “El tubo de las pipas sirve para generar un tiraje que facilita la combustión de las plantas. Su diseño es muy eficaz para la generación de humo en cantidades considerables y por un tiempo prolongado. Una carga de hornillo dura más de una hora combustionando.”. Lo interesante es que existe un correlato contemporáneo ya que el sahumado con estas especies se continúa practicando, principalmente en los floreos del ganado y en el mes de la tierra (agosto) cuando se realizan las siembras. Kalazich señala que durante los pagos a la tierra “si el humo gira y ahúma a todos, está contento; cuando está desordenado hay que cantarle o estar con mejor disposición”. El humo es el vehículo mediante el cual las personas se comunican con los cerros y sus deidades. El eventual uso las plantas K´oas abre posibilidades interpretativas muy sugerentes. “K´oa, además de ser una categoría de clasificación taxonómica vernacular para estas plantas sahumadoras, es el nombre que recibe el humo emanado tras su combustión, además significa la transformación y es el nombre que recibe un felino alado protagonista de un mito panandino vinculado a la fertilidad. Las comunidades andinas contemporáneas ofrecen estos humos como “alimento” a las divinidades, formando parte de las mesas andinas” señala García. Finalmente, las autoras plantean que tras estas piezas que albergan hollines de combustiones consecutivas, se manifiesta una forma particular de estar en el mundo y de relacionarse con la naturaleza que hunde sus raíces en tiempos prehispánicos. En el futuro próximo, se esperan los resultados de la evaluación que se está realizando en colaboración con el Laboratorio de Química Etno-ecológica de la USACH, de estos hollines, para determinar si existen residuos diagnósticos que den cuenta de la presencia de las plantas k´oas en el interior de estas piezas.