En el contexto de la información aparecida en diversos medios de prensa sobre las excavaciones realizadas por el ciudadano estadounidense Sr. Bernard Keiser en el archipiélago Juan Fernández para la búsqueda de un “tesoro”, como Colegio de Arqueólogas y Arqueólogos de Chile A.G. rechazamos tajantemente el amparo del Estado para la realización de actividades de expolio penadas por la ley.

De acuerdo a la ley 17.288 los contextos arqueológicos y su materialidad son propiedad del Estado de Chile por el solo ministerio de la ley, y que cualquier intervención debe ser autorizada por el Consejo de Monumentos Nacionales, órgano dependiente del Ministerio de Cultura. Por tanto, el ministerio de Bienes Nacionales no posee competencias legales para tomarse dichas atribuciones.

Instamos al Gobierno a rechazar la resolución otorgada al Sr. Keiser, considerando que: 1) el otorgamiento de permisos de excavación arqueológica no es competencia del Ministerio de Bienes Nacionales; 2) que el Sr. Keiser, no posee un título profesional de arqueólogo para el desarrollo de un trabajo de carácter arqueológico; 3) que los contextos arqueológicos le pertenecen a nuestro país según la legislación vigente; 4) que el desarrollo de actividades de esta índole, por personas sin acreditación técnica,  puede dañar severamente el patrimonio arqueológico y 5) el patrimonio arqueológico es parte de nuestra historia y no es para ser vendido al mejor postor.

Por último, hacemos un fuerte llamado a proteger tanto nuestro Patrimonio Cultural como nuestro Patrimonio Natural, únicos e irrecuperables. La destrucción de una parte de la Reserva de la Biósfera en Juan Fernández por el sólo hecho de buscar un tesoro del que no se tiene certeza, y para beneficio de una sola persona es, por decir lo menos, una acción errónea y va en contra de los planteamientos sobre el medio ambiente realizados por el Gobierno de Chile y diversas organizaciones internacionales.

Sobre El Autor

Administrador

Artículos Relacionados