El pasado 10 de agosto se inauguró en Curicó la exposición “Tutuquén, cementerio arqueológico”, proyecto FONDART que une a la artista visual Joselyne García con el antropólogo físico, Arturo Sáez. La muestra, que estará abierta al público hasta el mes de noviembre, recrea a través de textos, imágenes y esculturas, los principales hallazgos de uno de los sitios fúnebres más antiguos de Chile.

Tres esculturas hiperrealistas de personas de cuerpo completo a escala natural, son el centro de la muestra inaugurada a principios de este mes, en uno de los edificios que rodean la Plaza de Armas de Curicó. La instalación representa el entierro de un niño, durante la Segunda Ocupación Arcaica del sitio de Tutuquén, hace 7.000 años (5.000 años a.C), y abre paso a una serie de otros objetos, imágenes y textos, a través de los que se revelan y van cobrando vida diversos aspectos de los contextos funerarios y los materiales culturales descubiertos en el sitio ubicado a dos kilómetros de Curicó.

“En Tutuquén hay tres grupos distintos, ocupando el mismo lugar como cementerio. Uno de ellos tiene 10.500 años de antigüedad, otro 7.000 años de antigüedad y otro 1.000 años de antigüedad”, cuenta el antropólogo físico, Arturo Sáez, quien participó de la excavación del sitio en 2005, y que hace un par de años atrás fue contactado por la artista Joselyne García, para colaborar en un proyecto que recreara de forma hiperrealista una escena funeraria de los grupos sepultados en el lugar.

El trabajo conjunto de Saéz y García, obtuvo financiamiento FONDART Regional, y fue inaugurado en el espacio de una cafetería en desuso, ubicada en el Patio de las Artes, en pleno casco histórico de Curicó.

“El espacio en sí mismo es una instalación plástica porque se recreó una sala museográfica, con muros de tabiquería que ‘desaparecerán’ el mismo día en que todo se desinstale”, cuenta Joselyne García, quien señala que este proyecto apunta a “traspasar fronteras y distancias entre el contexto académico y el arte, para que los resultados de las investigaciones de arqueólogos y antropólogos en relación al sitio encontrado el año 2005 en el sector de Tutuquén, fueran vinculados a la memoria del territorio”. Aportar al proceso de construcción de la identidad de la comuna es especialmente relevante para García ya que  la ciudad no cuenta con ningún museo ni espacio de conservación, difusión ni reflexión crítica. “Lógicamente este tipo de instituciones no son necesarias para ‘tener memoria’ pero aun así facilitan el encuentro a través de su carácter pedagógico, y por el momento son  necesarias”, afirma la artista.

Fotografías e información entregada por el Consejo de Monumentos Nacionales sobre el sitio de Tutuquén, gráficas de retratos ficticios y la recreación de la escena funeraria, conforman una muestra íntima, enfocada en las personas enterradas en Tutuquén. La instalación es a la vez dinámica, con módulos donde el visitante puede interactuar con fotografías, dibujos y textos. Una de las ideas centrales es vincular el ámbito de conocimiento científico con la comunidad local y la valoración de su patrimonio.

Para Arturo Sáez, los resultados del proyecto son más que satisfactorios. “Conocí el trabajo de Joselyne durante este tiempo, vi el avance de las esculturas, los moldes que iba haciendo en una silicona de alta resolución. Por eso mis expectativas eran bien altas, y con la inauguración se cumplieron totalmente”, asegura el antropólogo físico.

Respecto a la representación lograda por la artista, Sáez señala que ésta traspasó los límites que nos podemos poner desde la arqueología y la antropología física para viajar en el tiempo. “Quizás lo más entretenido es que uno dice, ‘podríamos viajar al pasado y saber cómo era todo esto’, y lo que hizo Joselyne fue lo más cercano a eso: mostrarnos un paisaje con todas estas personas, que es lo más cercano a lo que sería viajar en una máquina del tiempo”.

Hasta el momento la recepción del público en Curicó ha sido un éxito, y la muestra en la que además colaboran el ingeniero Mauricio Valderrama y el licenciado en Artes Rafael Huerta, permanecerá abierta en el Patio de las Artes (Carmen 560, Curicó), de lunes a viernes entre 10:30 y 13:30 hrs., y por las tardes entre las 15:00 y las 17:30 hrs, durante los próximos tres meses.

Más información del proyecto en el sitio web http://www.tutuquencementerioarqueologico.cl