El pasado sábado 18 de noviembre, se realizó en el Centro Patrimonial Recoleta Domínica la Jornada Final de la Mesa de Trabajo Sitios de Memoria, convocada este 2017 por el Colegio de Arqueólogos de Chile y el Centro Nacional de Conservación y Restauración (Dibam). Profesionales de diversas disciplinas ligadas al tema y miembros de organizaciones a cargo de los sitios de memoria, participaron del encuentro donde se reflexionó sobre la identificación y conceptualización de estos sitios, se presentaron trabajos realizados en diversos países de Latinoamérica y se abrió el diálogo sobre los desafíos que suponen actualmente estos espacios en Chile. Hoy el Colegio de Arqueólogos hace públicos los documentos elaborados por la Mesa durante todo este año.

“Los sitios de memoria son sitios complejos que requieren del trabajo mancomunado y transdisciplinario”,  afirmó en el marco de la Jornada Final de la Mesa de Trabajo Sitios de Memoria, la arqueóloga Magdalena García, coordinadora de la iniciativa, junto a la también arqueóloga Nuriluz Hermosilla, ambas integrantes del directorio del Colegio de Arqueólogos de Chile.

En la oportunidad, García explicó que la iniciativa se gestó con el fin de dar respuesta a la demanda creciente de apoyar profesionalmente los procesos de recuperación de sitios y lugares de memoria vinculados a la dictadura civil-militar (1973-1990) chilena, en el contexto actual en que se ha dado “un proceso creciente de declaratoria de monumentos nacionales sobre estos sitios de memoria”, expresó.

Recogiendo dicho desafío, la Mesa de Trabajo comenzó a funcionar en abril pasado, convocando a profesionales de la historia, la antropología social, la biología, la conservación, la química, la arquitectura y la arqueología, “y a partir de ahí empezamos a trabajar en reuniones mensuales, donde fuimos discutiendo desde las definiciones de qué son los espacios de memoria, qué son los sitios de memoria y a partir de esta matriz conceptual, poder generar un protocolo y elementos básicos, mínimos, de trabajo técnico y metodológico en los sitios de memoria, relevando la importancia de hacer investigación arqueológica y de conservación en estos sitios”, afirmó la arqueóloga.

El documento “Sitios de Memorias, Arqueología y Conservación. Propuesta conceptual de orientación y directrices de trabajo”, que desde hoy estará a libre disposición de la ciudadanía en la página web del Colegio de Arqueólogos (Documento FINAL 2017 Mesa Sitios de Memoria), es producto de un trabajo colectivo llevado a cabo por trece autoras de distintas disciplinas, y apunta a ser una contribución a la construcción de política publica sobre DDHH. El texto, que pude ser usado como referencia para las intervenciones que se realizan en estos sitios, ya fue solicitado desde la organización del espacio de memoria “Londres 38”, con el fin de complementar las bases de su licitación abierta actualmente. El documento, señalan las autoras, será perfectible a futuro en la medida que se vaya comprobando la pertinencia de su aplicabilidad.

Dividido en dos partes, el texto expone en su primer apartado una matriz conceptual que sintetiza las discusiones desarrolladas en la Mesa de Trabajo, recogiendo de forma explícita e implícita los antecedentes bibliográficos y experiencias disponibles en Latinoamérica y particularmente en Chile. En su segunda parte éste se refiere a la propuesta de protocolo arqueológico y de conservación que otorga lineamientos generales para la investigación, recuperación y preservación de sitios de memorias, sustentanda en la matriz conceptual que le precede, y cuyos alcances son de carácter operativo.

Roxana Seguel, directora del Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR de la DIBAM), y también miembro de la Mesa, expresó en el cierre de la jornada del pasado 18 noviembre que “el documento que comenzará a circular, es la puerta de entrada a una construcción colectiva que tenemos que hacer todos nosotros. Por lo tanto agradecemos todos los comentarios que hubo durante el conversatorio, pero también les queremos decir que este es un diálogo abierto para que puedan expresar lo que ustedes piensan sobre los distintos aspectos que ahí se tocan, porque esperamos que sea un documento producto de una co–conducción y para eso les estamos pidiendo sus opiniones: Para poder ir fortaleciendo y profundizando las distintas temáticas de este documento y estarán expresadas ahí sus visiones y sus miradas, sobre cómo podemos contribuir desde los sitios de memoria, para que este país tenga realmente derecho a la verdad, tenga derecho a la memoria y definitivamente tengamos una mayor y mejor justicia”. 

Sitios de memoria: Trabajo a futuro

En el marco de la Jornada Final de la Mesa de Trabajo Sitios de Memoria hubo diversas intervenciones, que articularon un diálogo respecto al trabajo que desde la arqueología y disciplinas afines, se ha llevado adelante en Chile respecto a las violaciones a los derechos humanos en la historia reciente.

Ofreciendo una introducción al tema de la jornada Nuriluz Hermosilla, coordinadora de la Mesa y vicepresidenta del Colegio de Arqueólogos, hizo una reflexión sobre qué es la memoria y cómo se trabaja con ésta, señalando que “todos los pueblos van construyendo su memoria en la medida que las circunstancias del presente se lo exigen y se construye una memoria en base a estrategias colectivas para resolver el presente y el proyecto político futuro también. Es ahí donde nos insertamos”.

En sus palabras Hermosilla advirtió que “es necesario hacerse cargo de las memorias traumáticas”, asegurando que “los sitios de memoria son sitios altamente eficaces para la activación de la memoria múltiple, abriendo nuevas posibilidades para promover una cultura basada en el respeto”.

En representación del Directorio del Colegio de Arqueólogos, su presidenta, Itací Correa saludó a los presentes en el encuentro y afirmó: “Consideramos que la arqueología como ciencia social no es solamente la observación y análisis de un estudio estático, la materialidad, sino que tiene un compromiso con la investigación, conservación y divulgación del patrimonio cultural que los arqueólogos llamamos el ente cultural (…) El trabajo de esta Mesa integra no solo diferentes arqueologías sino diferentes disciplinas y no cabe duda que contribuye a una arqueología propositiva”.

Las exposiciones de la jornada estuvieron a cargo de Nicole Fuenzalida, quien presentó la charla “Identificación y conceptualización de los espacios de memoria”, Fernanda Espinoza con “Criterios y protocolo de trabajo arqueológico en los Sitios de Memoria”, y Claudia del Fierro, quien mostró su obra audiovisual, “El Complejo”, sobre la memoria de Neltume.

Las aplicaciones concretas que ha tenido la arqueología en el campo de los derechos humanos, fueron el eje de la exposición de Nicole Fuenzalida, quien hizo un recorrido por diversos ejemplos ejecutados en la región, entre los que se incluyeron los trabajos en el Patio 29 y Pisagua en Chile, el Club Atlético de Buenos Aires, Argentina, y las gráficas de la resistencia en Brasil, entre otros.

Fuenzalida, quien participó en la elaboración del documento de la Mesa, señaló en la oportunidad que su aporte este trabajo contribuirá “a construir relatos alternativos al oficial, traer nuevos sujetos de enunciación a las técnicas de análisis e interpretación. Y en este sentido, sabemos que se trata de un camino largo por recorrer aún, pero esta propuesta conceptual constituye un primer paso de apertura de espacios que puedan posibilitar la emergencia de proyectos más justos y participativos”.

Fernanda Espinoza, bióloga del CNCR, prensentó el protocolo que se trabajó en la Mesa, advirtiendo que los objetivos de éste “tienen que ver con aportar en la sistematización de estos procesos de rescate, preservación e investigación de los sitios de memoria, generar una serie de lineamientos técnicos y metodológicos, orientados a buscar, reconocer, analizar y conservar las evidencias de la cultura material, que pudiesen servir luego para fines judiciales o simplemente para poner en valor estos sitios”.

Por último, la artista Claudia del Fierro presentó su obra El Complejo, proyecto que ofrece una mirada hacia la memoria histórica de Neltume a través de objetos, imágenes y testimonios, rescatados dentro del Complejo Forestal y Maderero de Panguipulli, que tienen relación con los eventos ocurridos en  1981 en la llamada Guerrilla de Neltume, y con el Asalto de Neltume en 1973.

Respecto a su experiencia trabajando con el Comité de Memoria Neltume, la artista hizo una reflexión final a la audiencia: “Me llamó la atención que este grupo de personas, que muy a contra pelo empezaron a formar de forma amateur un museo e incluso a rescatar restos de los sitios que hoy están en territorios privados. Ahí había varios de los problemas que se han hablado hoy, de quién son los sitios, quién tiene derechos a trabajarlos, a documentarlos. Hay una demanda por parte de la comunidad de localizar los lugares de las distintas matanzas y asesinatos y tratar de empezar una acción para protegerlos”.