Declaración “Resguardo de los Sitios de Memoria como patrimonio para la verdad y la justicia”

31 de mayo de 2020

Hoy se celebra en todo el país el Día del Patrimonio, sin embargo, llegamos a esta fecha en un contexto que impone interrogantes sobre los valores que como sociedad queremos conservar y comunicar a las futuras generaciones.

En Chile, la lucha por la verdad y la justicia en torno a los crímenes de lesa humanidad perpetrados por la dictadura cívico-militar, se ha expresado de distintas formas, entre ellas a través de la creación de espacios de memoria a lo largo de todo el país. Este es el resultado de un trabajo colectivo de rememoración que lucha por el reconocimiento de un pasado de violencia política y resistencia, y que en el presente combate la impunidad advirtiendo las continuidades de la violencia estatal de ayer y hoy.

Los espacios donde se han violado los derechos humanos o se ha ejercido la resistencia a la violencia del Estado, adquieren en el escenario actual un valor especial, pues desde el levantamiento ciudadano de octubre, nuevos lugares han sido denunciados como locaciones donde se han cometido violaciones a los derechos humanos. Entre ellos, la estación Baquedano del metro de Santiago, cuya investigación judicial desestimó el testimonio que denunciaba el padecimiento de torturas en ese lugar.

A la fecha no se conocen los peritajes seguidos en ese caso, si es que acaso fueron encargados. Como Mesa de Sitios de Memoria del Colegio de Arqueólogas y Arqueólogos de Chile, en octubre pasado advertimos sobre los protocolos que deberían implementarse en ese tipo de lugares, tales como la no intervención y resguardo total del área donde se denuncian los ilícitos; la activación de las cadenas de custodia en relación al registro in situ de las evidencias; prestar máxima atención y dar credibilidad a los testimonios de los/as víctimas; y considerar la presencia de profesionales idóneos designados por autoridades competentes, para que se realicen análisis contextuales al interior de estos espacios. En este sentido, el manejo de los “sitios del suceso” en ningún caso puede quedar a discreción de las policías.

La lucha por la recuperación de ex recintos de detención y tortura de la dictadura, varios de los cuales hoy son sitios de memoria, nos ha enseñado que la impunidad también opera al intentar borrar la identidad represiva de los espacios donde el Estado ejerció la violencia, a través de estrategias de camuflaje, higiene y destrucción material de los lugares. Así como se cometen violaciones a los derechos humanos, prontamente se actúa para borrar las huellas de aquellos crímenes, incurriendo en un nuevo delito: el negacionismo.

En este día hacemos un llamado a proteger estos espacios que no sólo constituyen pruebas materiales para procesos judiciales, sino que en el futuro podrán ser apropiados como parte de un ejercicio de memoria capaz de valorarlos como un patrimonio para la ética de los derechos humanos y las resistencias contras las violencias del Estado.

Firma:

Mesa de Sitios de Memoria y Arqueología
Colegio de Arqueólogas y Arqueólogos de Chile, A.G.
Domingo, 31 de mayo de 2020

Bienvenid@

Ingrese sus datos para entrar